¿Que es la tension humana?

¿Que es la tensión humana?.Cuando pensamos en la tensión, muchos de nosotros tenemos presentes presiones y problemas de la vida comunes como cuando nuestro jefe nos grita,aunque fue otra persona quien cometió el error,o en la la escuela cuando la maestra se ríe de nosotros delante de la clase,o cuando estás ocupada preparando la cena, y tu hijo derriba un florero y el teléfono empieza a sonar o quizás otras más severas como la de afrontar una infidelidad,un desamor o encararse a cuentas que van aumentando.

El término “tensión” tiene diferente significado para diferentes personas. A muchas personas la palabra comunica la idea de hallarse bajo presión. Pero eso es solo parte del cuadro.

En relatos periodísticos acerca de ciertos accidentes aéreos usted tal vez haya leído que la presión o tensión que experimentaron ciertas áreas de un aparato aéreo causaron “fatiga” o “agotamiento” del metal, lo cual a su vez hizo que cierta parte del avión dejara de funcionar y el avión se estrellara. Esa tensión fue una fuerza que, ejercida sobre un área metálica, tendió a producir tirantez o distorsión en ella. El metal se partió. El avión se estrelló.

De algunas maneras puede ocurrir algo similar en el caso de la tensión humana. Se trata de algo físico o emocional que afecta nuestro cuerpo y a lo cual tenemos que adaptarnos a fin de no sufrir daño. Vea unos ejemplos: Usted ha estado bajo el sol en un día caluroso. Su cuerpo se calienta.

Esa es una forma de tensión. O usted se esfuerza durante un juego de pelota o al azadonar en el jardín. Los músculos se le cansan, porque temporalmente se hallan en desequilibrio químico. Eso es tensión, también. No obstante, el cuerpo posee medios reguladores para contrarrestar tal tensión y restaurar un equilibrio saludable. Uno de estos medios es la transpiración, que refresca el cuerpo. Otro es una buena noche de descanso que permita los músculos restablecerse. La tensión pasa.

Pero hoy en día es común asociar la tensión con la presión emocional, que también puede producir cambios físicos. Si no comprendemos los cambios que están ocurriendo en nuestro cuerpo, tal vez no sepamos cómo cooperar con los esfuerzos que éste hace por adaptarse.

Sin que sea nuestra intención ponerle bajo tensión alguna, le invitamos a imaginarse en la siguiente situación: Usted está caminando por una calle mal alumbrada cierta noche. Más allá, ve a tres jóvenes pendencieros que cruzan la calle hacia usted. ¿Qué le sucede a usted por dentro?

Habiendo percibido la posibilidad de peligro, usted se siente como si oyera sonar una alarma. Se pone tenso y empieza a respirar más hondamente. La hormona adrenalina pasa rápidamente a su corriente sanguínea. El hígado despide azúcar que ha tenido almacenada.

Los niveles de azúcar y grasa (colesterol) en la sangre aumentan como combustible que se le provee para que usted pueda ejercer sus capacidades al grado máximo. El corazón le late más rápidamente. Le fluye más sangre a los músculos. Usted está alerta, listo para entrar en acción o tomar decisiones con rapidez. Esta reacción de “pelear o huir” es provocada por emociones como el temor o la ira.

No obstante, esta reacción en sí no es mala ni perjudicial. En el caso citado puede prepararlo para correr más velozmente de lo que usted pensaría que podría hacerlo. O pudiera ayudarle a controlarse para dar una respuesta apacible si le insultaran.

Pero la misma reacción también lo prepara para participar en trabajo o juego provechoso, como en un estimulante juego de pelota. ¡De repente la pelota viene hacia usted! Usted tiene que agarrarla y devolverla rápidamente. Usted está tenso y listo para entrar en acción.

Pero, ¿qué hay si usted se halla bajo tensión emocional por largo tiempo, de modo que esté constantemente en este estado de alerta y excitación sin que su cuerpo reciba el alivio de la tensión para el cual está listo?

Tal puede ser el caso, por ejemplo, si en una línea de montaje un hombre tiene que inspeccionar partes que se mueven rápidamente, o si a alguien le parece que su jefe le tiene mala voluntad, o si tiene que perseverar en una tarea que le aburre o causa frustración. O puede ser que una mujer haya sido abandonada por su cónyuge.

Se siente rechazada, y encima de eso ahora tiene que luchar contra las presiones de un trabajo , mientras cuida de sus hijos y del hogar de noche.

Cuando alguien se encuentra en tal estado de tensión con regularidad sin recibir mucho alivio ni comprender cómo enfrentarse a la situación, es común que sienta tensión. Algunas autoridades usan la palabra “ansiedad” o “angustia” para referirse a este estado, una clase de tensión dañina, prolongada y severa que fácilmente puede causar daño al cuerpo.

Tal tensión constante y excesiva amenaza el equilibrio normal del cuerpo. Entre otras cosas, puede hacer que se acumule colesterol en las arterias o producir endurecimiento arterial.El sistema linfático y los glóbulos blancos pueden ser afectados, de modo que el cuerpo no pueda resistir las enfermedades ni reaccionar a la presencia de sustancias extrañas.

Prescindiendo de cómo vivamos o lo buena que sea nuestra actitud, siempre habrá cosas que puedan causarnos tensión perjudicial. El delito aún abunda. El prejuicio y la injusticia nos apesadumbran. Tenemos que aprender a enfrentarnos con éxito a la tensión.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *