¿Que es el Bullying?

Si has notado que tu hijo últimamente tiene cambios de humor, pesadillas, dolores de cabeza, de estómago, vómitos, aparece con golpes, moretones o rasguños y dice que se ha caído, se niega o protesta a la hora de ir a la escuela o no quiere salir ni se relaciona con sus compañeros, es probable que esté sufriendo de bullying.

El bullying u hostigamiento escolar puede abarcar desde golpes, empujones, insultos, amenazas y burlas hasta la extorsión para quedarse con el dinero o los bienes del otro y puede convertir algo tan simple como el recreo en una pesadilla para los niños.

Cuando reiterativamente están acosando a una persona y de forma abusiva, ya sea porque el bullie es más grande o son muchos contra uno, si una vez hay una pelea, no es bullying, ahora es fácil confundirse. Uno a uno no se considera bullying, no deja de ser grave, pero no es bullying.

Los niños tienen mucha información, tienen muchas imágenes, y esto se incorpora a nivel personal; por ejemplo, en la radio, la mayoría de los padres escuchan noticias cuando llevan a sus hijos a la escuela y en un momento en el que los niños todavía tienen sueño, esa información entra directamente a su inconciente, están normalizando la muerte y la violencia.

Por otro lado están los videojuegos, que de verdad son muy violentos, éste es un factor primordial. Muchas veces los papás tienen las consolas de videojuegos porque son extraordinarias nanas de los hijos y no es justo; es una tremenda negligencia.

Juegos que descabezan, pisan, matan, destrozan, desmembran, es lo que se normaliza en lo profundo de la mente de los niños y por eso no es nada raro que los chicos que son los bullies digan: “te voy a matar”, “te voy a cortar la cabeza”, “te voy a sacar los ojos”, cosas verdaderamente fuertes.

La reacción de los padres es fundamental. No minimizar el hecho, si el hijo se siente totalmente respaldado, crece su seguridad de forma impresionante.

Que el papá o la mamá acompañe al hijo a la escuela y que el hijo se sienta apoyado vale muchísimo más que unas clases de karate, por ejemplo.

Si por el contrario le dicen cosas como: “defendete”, “no seas marica”, “eso siempre ha existido”, etc., pueden lastimarlo muy profundamente, incluso más que el mismo abusador.

Puede ser de gran ayuda que el niño pueda establecer el límite previo a un contacto físico, sin involucrar violencia.

Un niño que tiene una autoestima bien puesta sabe como poner un límite sin ofender ni lastimar. Desafortunadamente, en la actualidad, la mayoría de los niños están afectados en su autoestima y en su seguridad.

Decir tajantemente: “A mi me respetas, si vos me seguís molestando yo voy a tomar acciones, voy a hablar con las autoridad y con mis papás porque no voy a permitir que nadie me lastime y no voy a permitir que nadie me moleste”.

Este tipo de frases realmente funcionan, reducen mucho tanto el nivel de angustia de los niños como de agresión hacia ellos.

Si la salud emocional de los hijos está en juego; sería conveniente acudir a un terapeuta ya que las lesiones mentales son tan graves y tan profundas que pueden llegar a tener secuelas en su edad adulta y si no se atienden a tiempo, esas secuelas los van a acompañar por siempre.

Lo cierto es que los papás, por muy buenas intenciones que tengan, no tienen ni las técnicas ni el entrenamiento para obtener la información de sus hijos de qué es exactamente lo que vivieron.

La gente debe saber que un buen terapeuta es tan necesario en la familia como el médico de cabecera, porque ahora los niveles de agresión y estrés en la familia son terribles, estamos muy afectados emocionalmente, todos necesitamos tener un buen terapeuta de cabecera.

Descarga la guía: “guia para combatir el bullying

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *