Consejos para hacer frente a la tension

Consejos para hacer frente a la tensión.Probablemente te hayas dado cuenta de que la tensión ha alcanzado ahora proporciones epidémicas y que tu mismo pudieras ser llevado por ésta a alguna enfermedad seria.

Pero, ¿qué se puede hacer al respecto?.Uno de los pasos más importantes es identificar la causa o fuente de la tensión.

Pero veamos de cerca algunos Consejos para hacer frente a la tensión,consejos prácticas que ciertamente pueden ayudarte a enfrentarte a la tensión que quizás se te presente.

1-Trata de adaptarte.
Hay quienes se esfuerzan por huir de mucho de lo que produce tensión. Por ejemplo, quizás cambien de residencia o de lugar de empleo para escapar de condiciones que producen tensión, como las de trabajar en un lugar ruidoso o maloliente, o vivir en una ciudad sucia y atestada de gente,eso pudiera ayudar, pero medidas drásticas de esa índole no son siempre necesarias para sentir menos tensión.

Por ejemplo, para disminuir la tensión del viajar en autobuses o autopistas atestados, algunas personas salen de casa más temprano, o más tarde. Usan provechosamente el tiempo de espera para leer, estudiar o escribir cartas.

Lo más importante es que por medio de adaptarse de esta manera se obtiene confianza en que tienes el control de tu vida, lo que, según dicen los peritos, es la clave para enfrentarse con éxito a la tensión.

La adaptación puede ayudar a los que son padres. Hay padres que parecen ir tambaleando de una crisis a otra. Lo que pudiera servirles de ayuda para disminuir la tensión de esta fuente es establecer pautas firmes y consecuentes para los hijos.

No es de esperarse que el que adoptes algunos de estos métodos elimine por completo toda tensión potencialmente perjudicial. Pero si esto por lo menos resulta en menos tensión para ti, tu vida será más saludable y más feliz.

2-Habla con otros sobre la tensión.
No mantengas todas tus preocupaciones y tensiones dentro de ti mismo. El desahogarte puede traerte mucho alivio. Habla de tus preocupaciones con algún amigo compasivo a quien respetes y que pueda ayudarte o aconsejarte.

Por supuesto, no debería ser tu deseo el convertirte en un quejumbroso que anduviera siempre gimiendo acerca de problemas verdaderos o imaginarios.

Pero uno no se convierte en esa clase de persona al hablar de sus problemas a un amigo en quien se confía.Más que simplemente obtener alivio emocional,tu pudieras llegar a tener un punto de vista nuevo de tus problemas, y beneficiarte de las sugerencias prácticas de una persona experimentada.

3-El ejercicio te ayudará.
Recuerda que tu cuerpo suele responder a la tensión por “pelear o huir”; está preparado para esfuerzo arduo.

El participar en ejercicios físicos con regularidad te ayudará a deshacerte del exceso de azúcares y grasas que la tensión pone en la sangre, contrarrestando así los efectos bioquímicos de la tensión y restaurando el equilibrio saludable del cuerpo.

Por eso, ¿te gusta participar en ejercicios, como nadar, dar caminatas o jugar tenis? Entonces, participa en ellos. Y si estás en tensión pero no te gusta el ejercicio, esfuérzate por hacerlo de todos modos. Te sentirás mejor, especialmente si haces alguna forma de ejercicio vigoroso diariamente, tal como diariamente sientes tensión.

El ejercicio saludable que optes por practicar puede ser el de la larga caminata de ida y vuelta a la tienda de comestibles, en vez de ir en automóvil o autobús.

El ejercicio pudiera ser el de subir por las escaleras en vez de usar el ascensor. O pudieras ‘quemar la tensión’ por medio de trabajo provechoso como el de usar la azada en un jardincito, golpear una alfombra para quitarle el polvo, o algún otro trabajo útil.

4-Equilibra el trabajo y el juego.
Muchas personas tienen el punto de vista de que el trabajo y el juego son enemigos hostiles entre sí, un punto de vista que solo acrecienta la tensión que quizás sientan.

Es bueno reconocer que el trabajo no es una plaga inicua. Física y mentalmente es bueno para ti el que esté activo y sea productivo, como al ganarse el sustento y los medios de disfrutar del juego.

Aun cuando estés trabajando, toma unos minutos con regularidad para “jugar” por medio de estirarte. Eso puede aliviarte los músculos del rostro, el cuello, los hombros y la espalda, de modo que se aminora el desarrollo de tensión.

Pero tal como dedicas tiempo a trabajar, dedica tiempo al esparcimiento. Sí, saca tiempo para algún recreo, quizás un pasatiempo que te mantenga absorto y te aparte de las causas físicas o emocionales de tu tensión.

5-Duerma lo suficiente.
Algunas personas tienen el hábito de quedarse despiertas conversando mientras disfrutan de una taza de café, o viendo un programa de televisión, quizás un programa cómico o un programa de entrevistas, que, según ellas, les ayuda a descansar.

Puesto que la tensión causa cambios físicos en el cuerpo,tu puedes ver por qué es vital obtener suficiente descanso y sueño. El sueño permite que tu cuerpo se repare, y recobre así un estado bioquímico equilibrado.

Por lo tanto, si tu eres víctima de la tensión, trata de dormir más, especialmente por medio de formar un patrón normal de sueño semana tras semana.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *