Como protegerse de los parásitos

Como protegerse de los parásitos.En pocas palabras, el parásito es un organismo que se aprovecha de su hospedador, es decir, del ser vivo que lo aloja. 

Dos tipos de parásitos intestinales son los protozoos,grupo al que pertenecen las amebas, y los helmintos (o lombrices). El daño que acarrean al anfitrión va en función del tipo y de la cantidad de inquilinos implicados, así como de la edad y la salud de aquel.

Por ejemplo, la lombriz intestinal hembra llega a poner en un solo día 200.000 huevos, que, sin embargo, tienen que incubarse en la tierra para ser viables. El número de lombrices que porte el afectado dependerá de la cantidad de huevos viables (o de larvas) que haya ingerido. De hecho, muchas personas albergan varias lombrices sin siquiera ser conscientes de ello. No obstante, si tienen muchas, es posible que padezcan graves bloqueos intestinales.

La presencia de parásitos puede manifestar comúnmente los siguientes síntomas: dolor o inflamación abdominal, náuseas, inapetencia y fatiga, y, con carácter crónico, indigestión, diarrea o estreñimiento.

Otros indicios son pérdida de peso, sueño agitado, picazón, respiración sibilante y fiebre. Ya que estos signos también corresponden, obviamente, a otras afecciones, se requieren varios análisis de las heces para determinar si hay parásitos.

Es esencial obtener un diagnóstico acertado. Por ejemplo, deben combatirse las lombrices primero, aunque haya parásitos de otro tipo. ¿Por qué? Porque en vez de exterminarlas, algunos medicamentos solo las irritan, lo que las hace emigrar a otros órganos del cuerpo y causar graves daños.

Más vale prevenir que curar.

Aunque el tratamiento farmacológico ha resultado eficaz para la eliminación de los parásitos, lo mejor es no infectarse en primer lugar. Así pues, ¿Como protegerse de los parásitos?

La limpieza es la mejor salvaguarda. Por lo tanto, no deben dejarse expuestos al aire los excrementos, lo que incluye no utilizar estiércol humano como abono, y hay que situar los retretes a una distancia prudencial del abastecimiento de agua. También es esencial la buena higiene. Además, hay que evitar que los niños coman tierra. Si se detectan parásitos en alguno de ellos, es recomendable que la familia entera se haga un examen.

Conviene tener cuidado a la hora de adquirir alimentos y al prepararlos. Es preferible comprar productos cultivados en una zona de reconocida limpieza. La carne debe quedar bien cocinada por dentro y nunca debe comerse cruda. Aunque hay que lavar bien la fruta y las hortalizas, no es prudente reutilizar el agua, pues quizás esté contaminada.

Debe hervirse el agua para el consumo y mantenerse en ebullición un buen rato. Una vez fría, puede reponerse el oxígeno aireándola. Téngase en cuenta que la mayoría de los filtros domésticos no eliminan todos los parásitos. En cuanto al agua envasada, su pureza vendrá determinada por las medidas sanitarias que siga la planta de procesamiento.

Cuando se viaja o se come fuera de casa, hay que adoptar otras precauciones. Por lo general, las bebidas envasadas en botellas y cartones son seguras si se sirven sin hielo. Dado que algunos parásitos sobreviven a la temperatura de congelación, la pureza del hielo dependerá del agua con que se elabore. Hay que tener cuidado con la comida de los vendedores ambulantes.

Las rodajas de piña o de sandía tal vez parezcan tentadoras, pero con frecuencia se las rocía con agua que pudiera estar contaminada. Tenga precaución, pero sin volverse paranoico, pues no disfrutaría del viaje. En sus manos está adoptar algunas medidas cautelares que le permitirán protegerse a buen grado de los parásitos.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *