Como eliminar el dolor de espalda

LOS dolores de espalda ocupan el segundo lugar tras los de cabeza en cuanto a la cantidad de personas que los sufren en Estados Unidos.

Es la primera causa de incapacidad grave en personas menores de 45 años y la tercera en el caso de los mayores. Los que padecen esta dolencia gastan unos 24.000 millones de dólares al año en busca de alivio: cuatro veces más que la cantidad empleada en el tratamiento del sida durante.

Según el Dr. Alf L. Nachemson, investigador científico de los problemas de espalda, 2.000 millones de personas de todo el mundo han sufrido lumbalgias durante la pasada década. “El 80% de las personas experimentará algún tipo de dolor de espalda en algún momento de su vida activa”, dijo.

El círculo vicioso del dolor

El dolor de espalda no hace distinciones. Tanto los obreros como los oficinistas son propensos a sufrir lesiones de espalda. Hombres y mujeres, jóvenes y mayores pueden llegar a padecer este dolor.

Cuando es recurrente y no remite, puede afectar el trabajo, los ingresos, la familia y las responsabilidades familiares del aquejado, y causar, además, sufrimiento emocional.

¿Cómo?
Los  que padecen estos trastornos se hallan en un círculo vicioso. El dolor causa ansiedad y depresión, y estos, a su vez, pueden hacer que el dolor sea más intenso y persistente.

Por ejemplo, un padre joven o cualquier persona que mantenga un hogar quizás soporte presiones en el trabajo, en el seno familiar o de sus amigos debido a la incapacidad que pueda resultar de un dolor de espalda.

A qué se deben los dolores de espalda?

¿Es inevitable el dolor de espalda? ¿Qué se puede hacer para aliviarlo o prevenirlo? ¿Cuándo se debería buscar ayuda profesional? Aunque el dolor de espalda persistente puede ser un indicio de muchos otros trastornos internos, en este artículo se analizarán dos de sus causas: la hernia discal y las contracturas musculares.

La hernia discal es una de las principales causas de dolores de espalda tanto en el caso de los jóvenes como en el de los adultos de mediana edad.

Después de los 20 años, el interior blando de los discos intervertebrales comienza a perder su elasticidad y humedad, lo que provoca una merma en el mismo, aunque, por lo general, sin dolor.

No obstante, algunas personas experimentan un dolor intenso cuando parte del núcleo pulposo se hernia, o sale, a través del anillo fibroso exterior.

Cuando la degeneración está muy avanzada, la más mínima tensión —algo tan trivial como un estornudo o simplemente agacharse para mover el equipo de música— puede ser la gota que colme el vaso”.

Los discos intervertebrales actúan como amortiguadores de las primeras veinticuatro vértebras, o huesos de la espina dorsal humana.

Estos huesos están encajados uno sobre otro y forman un túnel vertical, el foramen vertebral, por el que pasa la médula espinal.

Entre cada par de vértebras se encuentran dos pequeñas aberturas —una a cada lado—, por las que salen unos manojos nerviosos llamados nervios espinales o raquídeos.

Un disco intervertebral puede herniarse y presionar uno de estos nervios, lo que provoca la interrupción de las señales nerviosas que transmiten las sensaciones hacia otras partes del cuerpo y desde estas.

Si tal presión se ejerce, por ejemplo, sobre las raíces del nervio ciático, se produce la dolorosa afección conocida como ciática.

Varios nervios raquídeos salen de cada lado de la parte inferior de la columna vertebral para formar el nervio ciático, que se extiende hasta llegar a la parte posterior de cada muslo a la altura de la rodilla, donde se ramifica para formar otros nervios.

El dolor comienza por lo general en la región lumbar y se irradia rápidamente hacia la cadera y las nalgas, después a la parte posterior de los muslos y, en algunas ocasiones, incluso a las pantorrillas y los pies.

Como resultado, el pie queda involuntariamente inerte por la incapacidad de los músculos de la pierna para elevar los dedos del pie. Quien padece ciática también puede experimentar pinchazos, entumecimiento y debilidad muscular en la pierna afectada.

Cuando el disco intervertebral presiona los nervios raquídeos de la cola de caballo (conjunto de nervios situados justo por debajo de la cintura que actúan sobre la vejiga y los intestinos), se pueden dificultar ciertas actividades fisiológicas, como orinar o defecar.

Si alguien presentara cualquiera de estos síntomas, debería consultar a un médico enseguida, pues pueden ser la señal de la existencia de problemas neurológicos graves.

Al contraerse y relajarse, los músculos de la espalda colaboran con los ligamentos en mantener la columna vertebral erecta y darle movilidad.

No obstante, un músculo en tensión que no esté en forma puede sufrir un espasmo, tensarse tanto que se bloquee por completo. Como las contracturas musculares se presentan sin previo aviso e inmovilizan temporalmente a la persona, pueden convertirse en una experiencia angustiosa.

Una víctima dijo que el dolor era como una “serie de erupciones volcánicas que recorrían la espalda”.

Los médicos concuerdan en que las contracturas musculares protegen los músculos debilitados de daños más serios.

“Al inmovilizar la espalda, el espasmo le fuerza a elegir lo mejor y tumbarse. Esta posición no solo aligera la presión de la espalda, sino que también permite que el tejido inflamado se repare a sí mismo”.

Con el fin de prevenir la tensión lumbar excesiva, que con frecuencia desencadena los espasmos, los músculos de la espalda, el abdomen y los muslos han de mantenerse tonificados y firmes.

Unos abdominales flácidos, por ejemplo, pueden dejar la espalda muy tensa por no dar el apoyo necesario y oponer una menor resistencia al efecto del peso del cuerpo sobre la columna.

Si los abdominales están en forma, crean un “cinturón muscular” que impide que en la zona lumbar se forme lo que se conoce como espalda ondulada, un arqueamiento excesivo que provoca la descolocación de las vértebras lumbares.

Si desea más información de como eliminar el dolor de espalda Visite:
comoeliminareldolordeespalda.com

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *